Aprendiendo a relacionarse con la ansiedad

Aprendiendo a relacionarse con la ansiedad

A todos nos inquieta algo: la salud, el dinero, los problemas familiares, el trabajo, etc. Y es normal. Sin embargo, hay personas que viven preocupadas por todo durante el día, se sienten muy nerviosas, angustiadas, incluso cuando hay poca o ninguna razón para ello. Sus vidas se transforman en una preocupación continua por lo que pueda llegar a ocurrir.

A esto hay que sumarle las responsabilidades a las que tenemos que prestar atención, fruto de una sociedad competitiva y con poca o nula paciencia, donde lo queremos todo ya, aquí y ahora; añadiendo presión y carga a la vida de las personas.

Es cierto que el ser humano cuenta con una serie de recursos aprendidos y capacidades innatas que pueden ayudar a manejar las sensaciones complicadas y resolver las dificultades que vayan apareciendo en el camino, pero, ¿qué pasa cuando sentimos que no somos capaces de hacer frente a lo que nos sucede y vivimos en un constante estado de alerta o miedo?

Puede que la persona esté experimentando ansiedad.

Desde Massvital queremos ofreceros una serie de pautas que pueden ayudar a prevenir la ansiedad o, en el caso de aparición, a relacionaros con ella de la mejor forma posible:

  1. Escucha tu cuerpo: Establece los descansos que necesites, cuida tu alimentación, muévete y practica deporte de manera regular.
  2. Emprende alguna actividad que te suponga un reto, que fomente tu creatividad e incida en tu bienestar personal: bailar, pintar, escribir, cursos, etc. Mantener al cerebro sorprendido es un factor de neuroprotección.
  3. Escápate: al bosque, a la montaña, a la playa, a cualquier lugar que te ayude a reconectar contigo y con el silencio.
  4. Trabaja la atención plena: Ayuda a estar más centrados, te sitúa en el presente y reduce los niveles de estrés.
  5. Organízate, prioriza y aprender a delegar. No todo es igual de urgente. Recuerda que la perfección no existe.
  6. Trabaja en tu inteligencia emocional y desarrolla tu asertividad: Conocer y entender nuestras emociones y aprender a decir «no» es un arte que nos lleva a tener mayores niveles de bienestar.
  7. Mejora la calidad de la relación contigo mismo/a: Trátate como tratarías a un ser querido. Fomenta la amabilidad contigo mismo/a.
  8. Hazte la siguiente pregunta: ¿Realmente es tan importante? Recuerda que todo es relativo, a veces nada es tan importante ni tan catastrófico.
  9. Apóyate en tus seres queridos, tanto familiares como amigos, ellos te darán fuerza y cariño en los momentos que tú te sientas más débil.

El Tratamiento: cuando necesitas ayuda de un profesional

Hay veces que la situación de ansiedad no es manejable para quien lo experimenta. Siente que todo esto le desborda o se sale de su control. Es el momento de solicitar la ayuda de un profesional.

En nuestro centro contamos con un equipo capacitado para ello, llevando a cabo intervenciones donde el paciente pasa por un proceso de autoconocimiento y descubrimiento, a la vez que aprende a relacionarse con su mundo interior de una manera más saludable. Trabajar las situaciones y preocupaciones limitantes, enseñar técnicas para gestionar la ansiedad y crear un plan de acción son algunas de las partes de ese proceso terapéutico que pueden ayudar a los pacientes.

El dolor es parte de la vida, pero el sufrimiento es opcional… ¿Nos dejas ayudarte?