Atracones de comida en tiempos de Covid-19

Atracones de comida en tiempos de Covid-19

¿Cómo manejarlo durante la Cuarentena?

Aquellas personas que tienen una mala relación con la comida o presentan un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA), viven este Confinamiento con bastante malestar…

Os propongo el caso de alguien que padezca una adicción al alcohol y lo encerrasen en un bar con las botellas llenas…Imaginad el sufrimiento constante, siempre y cuando su prioridad sea no beber. Al final esa persona acaba tan agotad@ que su autocontrol termina flaqueando: se ve incapaz de gestionar esas sensaciones y acaba por abandonarse al placer instantáneo para sentir un poco de consuelo y descanso. Y no lo culpo.

Este ejemplo que acabo de describir, es lo que ocurre con esas personas donde su manera de aliviarse es haciendo uso de la comida, donde el comer en exceso se convierte en la manera de gestionar las tensiones de su vida…Y ahora vivimos en una continua tensión, angustia y estrés…

Nos encontramos en una situación cargada de incertidumbre proveniente de un sinfín de preguntas que no pueden ser contestadas. Todo está rodeado de muerte, enfermedad y constante cambio, y las idas y venidas al frigorífico se hacen cada vez más comunes. Y luego viene la CULPA…el peor verdugo, junto con un diálogo autodenigrante…

¿Cómo podemos manejar esto de una forma más saludable?

De forma general, se pueden dar dos situaciones o usos de la comida:

  1. Alivio: Comer en exceso puede ser simplemente una señal de que las tensiones de tu vida superan por el momento los mecanismos de defensa que has desarrollado. Simplemente, no has tenido la oportunidad de desarrollar otras habilidades que te permitan afrontar esas situaciones estresantes de otra manera y vuelves a tu recurso de afrontamiento habitual: la comida.
  2. Búsqueda de placer: También puede ser usada como algo placentero, una manera de relajarse. En consecuencia, la comida se utiliza como forma de escape y relajación, aunque sea brevemente.

Ante este panorama…planteo la siguiente cuestión:

¿Y si viéramos todo esto como una especie de señal de STOP que te permite saber que hay algo que no está de todo bien en ese momento, o en tu vida en general?

La clave estaría en verlo como un sistema de alarma, de “eh tio -a, algo huele mal, qué te pasa que tienes que ir al frigo”, ¿qué ocurre que tienes que aliviarte ahora? ¿De qué tienes que relajarte? en lugar de verlo como el problema en sí ni algo que escapa a tu control…

Tal vez no aguantes a tu marido o esposa, tal vez eches de menos a alguien, o quizás necesites hablar, en lugar de comer…

Hacerte estas preguntas, puede ser el inicio del cambio que necesitas en tu vida, esa señal, el pistoletazo de salida para reevaluar tu vida e introducir algún cambio que sume y que te dote de herramientas.

Ese cambio de visión de “la comida como algo que me descontrola” a “el mensajero que me está diciendo DÓNDE ESTÁ EL PROBLEMA” nos liberará de malestar, de culpa y nos mantendrá más centrados en observar que en dejarnos arrastrar hacia alguna pauta de comportamiento autodestructiva y difícil de invertir.

¿Qué os parece esta propuesta?…

Deseo y espero que os sea de utilidad, como siempre y con amor.

ROCÍO LH.