Comportamientos de la persona alcohólica. ¿Cuáles son los patrones de conducta que caracterizan a los que desarrollan adicción al alcohol?

Comportamientos de la persona alcohólica. ¿Cuáles son los patrones de conducta que caracterizan a los que desarrollan adicción al alcohol?

El alcoholismo está cada vez más presente en nuestra sociedad y son cada vez más tempranas las edades en las que los jóvenes comienzan a consumir alcohol. Factores como las dinámicas de ocio- el famoso “botellón”- y la fácil disponibilidad que existe en nuestro país para adquirirlo hace que su uso se haya extendido.

Por otro lado, el alcohol es una sustancia muy adictiva y su consumo puede aumentar el riesgo a caer en otro tipo de adicciones: bien a otras sustancias o del comportamiento-sexo, juego, compras, nuevas tecnologías, etc.-. Todo esto limita mucho la toma de decisiones de quienes empiezan a desarrollar una enfermedad de este tipo, por lo que dejar dicho hábito requiere de un gran esfuerzo y la ayuda de un profesional.
Además, eleva mucho el riesgo de desarrollar otras patologías más allá de la propia adicción: cáncer, enfermedades cardiovasculares, problemas de hígado, enfermedades neurológicas, etc…

Debido a todo esto, Conocer y Detectar esas señales que nos avisan que podríamos estar ante una persona adicta al alcohol cobra vital importancia para poder ayudarlas.

• Patrones de conducta que caracterizan a los que desarrollan adicción al alcohol:

Existen una serie de características esenciales, compartidas por aquellas personas que presentan alcoholismo. Eso sí, es importante destacar que cada uno de estos patrones de conducta también pueden darse individualmente en personas no alcohólicas en momentos puntuales, y que es cuando se presentan a la vez (todas o muchas de ellas) y de manera continuada a lo largo del tiempo cuando deben saltar las alarmas.

1. IRRITABILIDAD: Especialmente cuando la persona lleva varias horas sin beber o no dispone del acceso a una bebida alcohólica en un momento determinado.

2. BEBER A SOLAS: Por lo general, el consumo de alcohol es una actividad social o está vinculada a la mesa en la que se comparte un almuerzo o cena con los demás, es por eso que en el momento en el que una persona empieza a beber por su cuenta y en soledad, sobre todo si no es solamente en cantidades que sean únicamente suficientes para calmar la sed, implica una mayor probabilidad de haber desarrollado dependencia al alcohol.

3. ASEGURAR SIEMPRE LA RESERVA DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS: Estas personas tienen especial interés en asegurar de antemano la presencia de bebidas alcohólicas en el lugar en el que pasarán un tiempo o en el que viven.

4. PÉRDIDA DE RELACIONES SOCIALES: Al estar más irritables o de mal humor y mostrarse incluso más agresivos, estas personas suelen perder vínculos con su círculo de amistades y familiares más cercanos. Las relaciones sociales pasan a un segundo plano ya que consumir pasa a ser lo principal.

5. AUMENTO DE LA TOLERANCIA AL ALCOHOL: Necesitan beber más que la mayoría de las personas para notar los efectos embriagantes de cualquier bebida alcohólica.

6. DEGRADACIÓN FÍSICA Y PSICOLÓGICA: Algunos síntomas físicos del alcoholismo son la sudoración, los temblores, los mareos y los vómitos. Los síntomas psicológicos y conductuales suelen ser la irritabilidad, los cambios de humor, falta de higiene, la pérdida de control sobre uno mismo, el aislamiento y las pérdidas de memoria recurrentes, incluso el desarrollo de otros trastornos psicológicos y psiquiátricos severos, como por ejemplo la esquizofrenia (si existe una predisposición genética).

7. APARICIÓN DE SÍNDROME DE ABSTINENCIA SI NO SE BEBE: Se trata de serie de síntomas físicos que suelen aparecer al cabo de 8 horas transcurridas desde el cese del último consumo de alcohol, siendo los más relevantes: el sudor frío, las palpitaciones, las náuseas, la ansiedad o las pesadillas.

8. NEGACIÓN Y PONERSE A LA DEFENSIVA: Las personas alcohólicas suelen negar su condición ante otras personas y acostumbran a enfadarse cuando alguien intenta hablarles del tema y a ponerse a la defensiva en todo momento.

9. CAMBIO EN LOS HÁBITOS DIARIOS: Descuido de la higiene personal y hábitos de alimentación, cese de las actividades saludables que llevaban a cabo antes de la adicción-como hacer deporte-, descuido de la vida laboral, e incluso cambiar de círculo de amistades por otro más afín a su estilo de vida. Además, su horario de sueño suele ser desorganizado y con altibajos.

Si te sientes identificado/a con algunas de las conductas mencionadas o conoces a alguien de tu círculo que las lleve a cabo no dudes en contactar con algún profesional. Recibir cuanto antes un tratamiento adecuado dirigido a la desintoxicación del alcohol es muy importante, sobre todo porque sin la ayuda de un profesional es muy difícil abandonar este hábito destructivo.