Comunicación agresiva: Características y Efectos

Comunicación agresiva: Características y Efectos

La comunicación agresiva es un estilo de comunicación donde la persona que defiende sus derechos lo hace haciendo uso de un lenguaje verbal y no verbal poco amable, pasando por encima de los demás, con gestos exaltados como si entornara una lucha constante con el mundo. También puede utilizar la manipulación para obtener beneficios personales.

Se observa a la persona gritando, insultando, gesticulando excesivamente, etc. No se intenta comunicar algo, lo que se pretende es conseguir un determinado objetivo, y se logra mediante la sumisión de la otra parte.

Esto no quiere decir que no se tenga razón en muchas ocasiones, a veces ocurre que la otra parte quiere aprovecharse de nosotros o incluso pisotearnos. Sin embargo, si la forma de defendernos es utilizando estas formas agresivas, terminaremos desacreditados aunque llevemos la razón. No hay motivo para descalificar o insultar a los demás.

¿Qué Características Tienen Las Personas con Estilo Agresivo?

Según Aguilar-Morales y Vargas-Mendoza (2010), las personas con estilo agresivo tienen las siguientes características:

1. Violan los derechos de los demás. Les da igual los derechos de otros, ellos solo miran por los suyos propios.

2. Logran sus objetivos a costa de los demás. Buscan que otras personas hagan las cosas que ellos tienen que hacer.

3. Son beligerantes, humillan y desprecian a los demás. No les importa tener que insultar o humillar a otras personas en público siempre y cuando piensen que hacerlo les ayudará a conseguir su objetivo.

4. Son explosivas, de reacción imprevisible, hostil e iracunda.

5. Se meten en las decisiones de los demás. Menosprecian a la gente y se creen con el derecho de tomar decisiones u opinar sobre las decisiones de otras personas.

¿Qué consecuencias sociales tiene el estilo agresivo?

Las consecuencias pueden ser dos dependiendo de la situación y del tipo de persona (Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 2004):

1. Favorables. Como, por ejemplo, expresión emocional satisfactoria, un sentimiento de poder y la consecución de los objetivos deseados.

2. Desfavorables. Por ejemplo, sentimientos de culpa y soledad.

Puede ser que a corto plazo las consecuencias de mostrarse agresivo sean positivas, ya que si cedemos y decimos que sí haremos algo, esa persona estará consiguiendo el objetivo que quería. Además, tendrá un sentimiento de poder porque habrá visto que cedemos a sus peticiones. Sensación de Control en ese momento.

Sin embargo, a largo plazo esta persona puede sentirse culpable, tendrá problemas para tener y mantener relaciones personales, se sentirá solo-a y rechazado-a.

Al fin y al cabo ¿Quién quiere tener a su lado a una persona que solo mira por sí misma y que humilla a los demás? Las personas que han sido víctimas alguna vez de una persona agresiva la evitarán para no tener que padecer sufrimiento y/o humillación. Por lo tanto, las personas agresivas, a largo plazo, se quedarán solas y nadie querrá estar a su lado…