Esta técnica consiste en la aplicación fija o mediante masajes de piedras frías o calientes en diversos puntos del cuerpo. Generalmente son piedras de origen basálticas (volcán) pulidas y de diferentes tamaños. Al ser muy ricas en hierro mantienen mejor el calor. La temperatura se adapta a cada caso y las piedras se van deslizando sobre los músculos transmitiendo energía que relaja la fuerza interior. Debido a la sinergia que se obtiene produce reacciones fisiológicas y orgánicas a un nivel muy beneficioso y placentero. La aplicación de las piedras permite que se realicen masajes profundos sin ningún dolor.

Esta termoterapia, sea caliente o fría, aumenta la circulación llevando los nutrientes necesarios para cada célula del organismo, acelerando la energía vital, oxigenando el cuerpo y reduciendo el nivel de estrés. Las maniobras ejecutadas con las piedras calientes, permiten que las terminaciones nerviosas superficiales que comunican a nuestro sistema nervioso una energía positiva que equilibra perfectamente la unión entre cuerpo y mente.

Las energías del tratamiento son de naturaleza profunda, penetrante, actuando sobre músculos, tendones, ligamentos y órganos.

EFECTOS FISIOLÓGICOS DEL MASAJE GEOTERMAL
Cada vez que se produce un cambio de temperatura, el cuerpo humano pone en marcha todos sus mecanismos de Termorregulación que desencadenan una serie de reacciones para oponerse a las variaciones de temperatura, por encima o por debajo de sus límites fisiológicos.

Los efectos del calor a corto plazo son:
  • Dilatación de arteriolas y capilares para eliminar el calor.
  • Vasoconstricción de los vasos sanguíneos.
  • Hiperemia.
  • Relajación muscular por el aumento de la irrigación sanguínea.
  • Aumento de la temperatura de la piel.
  • Disminución de la actividad cardíaca.
Efectos a largo plazo:
  • Aumento de sudoración por la pérdida calórica que supone la evaporación de agua.
  • Activación del sistema nervioso parasimpático.
  • Aumento del metabolismo celular.
  • Disminución del ritmo respiratorio.
  • Efecto de sedación sobre el sistema nervioso.
Contraindicaciones:
  • Problemas circulatorios (flebitis, tromboflebitis).
  • Alteraciones o lesiones de la piel.
  • Procesos neoplásicos.
  • Procesos infecciosos.
  • Estados febriles.

Clínica Psicológica en Córdoba - Nº de Autorización Sanitaria 47163

Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía